El Maestro de Go, de Yasunari Kawabata

Imágen de El Maestro de Go En 1938 se desarrolla un gran torneo de Go en Japón, que enfrentará al vencedor contra el Gran Maestro, Shusai Honnimbo. El Maestro está visiblemente enfermo, será su última partida oficial de Torneo, y la importancia de este hecho en Japón es brutal. Para quien no lo conozca, el Go es un juego milenario de tablero, de una importancia tal que en Japón se retransmiten partidas por televisión y todo, aunque también se practica en Korea y China. Retomando el argumento del libro, este Torneo es tan importante que un diario nacional contrata al autor para que narre la crónica del mismo. Este campeonato duró 7 meses, pues además se ve interrumpido por la enfermedad del Maestro, que lo llevaría a la muerte poco después. Como detalle curioso el autor, para esta novelización de la partida, cambió el nombre del contrincante de Shusai: pasó de llamarse Kitani Minoru a llamarse Otake.

Yasunari Kawabata es el único autor japonés ganador del Nóbel de Literatura, para que encuadréis la importancia del autor y lo que podemos encontrar en la obra. Decidió, supongo que por ser hechos conocidísimos en Japón, no narrar la historia de forma cronológica ni intentar crear emoción con la partida o con la suerte de los jugadores. Al contrario, desde el principio sabemos que Otake vence, que el Maestro muere poco después. Así, se nos guía a no centrarnos tanto en el resultado de la historia como en el camino que va tomando la misma. Ir descubriendo las reacciones contrapuestas de uno y otro jugador: se hace obvio que no estamos viendo una partida de Go, sino un enfrentamiento entre las tradiciones japonesas contra el espíritu renovador de corte occidental que cambió la sociedad nipona tras la Segunda Guerra Mundial. Shusai es un artista del Go, un hombre dedicado al juego con toda su alma. No solo a este juego, también a muchos otros, pero este es su vida. En cambio, Otake es de la nueva ola, la que lleva a renovar el juego y el formato de competición, donde en vez de un Gran Maestro idolatrado se tenga un sistema de puntos quizás más justo pero menos romántico, por decirlo de algún modo. Pero no nos confundamos: el primero que respeta al Gran Maestro, pese a no gustarle algunas de sus formas, es el mismo aspirante.

A mi, personalmente, se me hizo delicioso de leer, a veces doloroso cuando describe la fragilidad de Shusai o los sentimientos que le embargan al verle fallecido, al hacerle las fotos ya muerto. No puedo dejar de recomendarlo, 4 estrellitas en Anobii que le pongo.

Anuncios

  1. elblogdemiso

    Tiene una pinta estupenda, a mi lista de deseos va, que los regalos de Navidad están al caer 🙂

  2. Estupendo, a ver si te gusta 😀

  3. Pues éste me lo vas a prestar, me temo (si quieres, claro) pero de verdad, no como el último que me ibas a prestar xDDDD

  4. Tengo que llevarte ambos… a ver si volvemos a desayunar juntos y te los presto.




Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: